Así serían nuestros cuerpos si nos vistiéramos como las Barbies de nuestra infancia

Así serían nuestros cuerpos si nos vistiéramos como las Barbies de nuestra infancia